CrónicasEn voz altaFeatured

Argelia/Marruecos: Una sola mano no aplaude

Nobleza y magnanimidad

 

Said Jedidi es periodista y escritor, embajador de la paz por el Circulo Universal de Embajadores de la Paz y presidente nacional (Marruecos) de la Asociacipn mundial de escritores en español

No cabe la menor duda, aunque ni Argelia (agresor) ni Marruecos (agredido) lo confiesan, de que la surrealista ruptura entre ambos causa estragos casi irreparables.

Tanto que no sería muy exagerado afirmar que los dos países se están acostumbrando a la lógica del caos. A dar la espalda a la complementariedad y a lo que pudiera significar buenas relaciones entre los dos vecinos.

Ruptura o no, Marruecos a través de su máxima autoridad, SM el Rey Mohamed VI subrayado en más de una ocasión y ha vuelto a subrayar durante el último discurso del trono que « las fronteras que separan al pueblo marroquí del hermano pueblo argelino nunca serán barreras que impidan su interacción y entendimiento », expresando, el Soberano el deseo de que « estas fronteras se conviertan en puentes que permitan a Marruecos y Argelia acceder a un futuro mejor y ofrecer un buen ejemplo de armonía a los demás pueblos del Magreb ».

Es más, más noble y más magnánimo: SM el Rey instó, en aquella misma ocasión, a los marroquíes a conservar el espíritu de fraternidad, solidaridad y buena vecindad que les impulsa hacia sus hermanos argelinos.

¿Inútil? ¡Ni hablar! Aquél gesto de generosidad y de clarividencia fue puesto de relieve en último informe del Secretario general de Naciones Unidas al Consejo de Seguridad, lo que ni es poco ni es accesorio.

« Además, les aseguramos que, en todas las circunstancias, Marruecos y los marroquíes estarán siempre a su lado », ha argumentado SM el Rey, afirmando que las acusaciones de que los marroquíes insultan a Argelia y los argelinos « son obra de irresponsables que se esfuerzan por sembrar la discordia entre los dos pueblos hermanos ».

“Estos chismes sobre las relaciones marroquí-argelinas son totalmente insensatos y sinceramente espantosos”, lamentó el Soberano, y agregó que “en lo que a Nosotros respecta, nunca hemos permitido ni permitiremos que nadie dañe a nuestros hermanos y hermanas vecinos”.

Honradez y honestidad política, geopolítica, moral e intelectual y, a la postre, humana. Pero… para aplaudir se necesitan dos manos. Por ello aun no aplaudimos, pero aplaudiremos…

@InfoMarruecos

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page