Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia/Nefasta herencia: ¿Por qué el pueblo argelino exige el fin de este régimen?

Protestan y vuelven a protestar

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En los campamentos argelinos de Tinduf no son pocos los que evocan, discuten comentan las multitudinarias, continuas y persistentes manifestantes de los argelinos reclamando el fin de este régimen militar, nefasta herencia desde la independencia del país.

Las poblaciones de este gulag argelino de Tinduf saben pertinentemente que, entre las legítimas, urgentes e inalienables reivindicaciones de los argelinos figura destacadamente el cese de su empresa desestabilizadora en la región y su trasnochada mira expansionista en un clima y entorno de crisis e incapacidad.

La gente de estos tristes campamentos se pregunta sobre su destino, en tanto que carne de canon de los generales de Argel, viendo como los “aliados” que quedan están en la cuerda floja y con bajísimo perfil sobre el plano internacional.

La población de los campamentos está al tanto de las exigencias de la comunidad internacional al régimen ¡militar argelino y a su marioneta, el genocida Brahim Ghali de poner fin a su anacrónica obra teatral saharaui.

Finalmente, Los secuestrados de Tinduf saben que tienen un país: Marruecos, conciliador y esperanzado del dia en que vuelvan y que ésta a la vuelta de la esquina.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page