Cronica desde TindufFeatured

Argelia: Obsesionada con Marruecos, Ignorando sus Propios Problemas

Teoría del complot

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

¡Ah, Argelia! Ese país que siempre encuentra la manera más creativa de desviar la atención de sus propios problemas hacia Marruecos. En un espectáculo digno de un circo, el régimen argelino parece estar obsesionado con su vecino, como si Marruecos fuera el culpable de todos los males del mundo.

Las páginas de los periódicos argelinos son un festín interminable de críticas hacia Marruecos, como si hablar mal de su vecino fuera la única actividad nacional colectiva que realmente los une. ¿Política? ¿Economía? ¿Problemas sociales? ¡Bah! ¿Para qué preocuparse por eso cuando puedes simplemente culpar a Marruecos por todo?

Y mientras los políticos argelinos dedican sus días a lanzar insultos a través de la frontera, los problemas internos se multiplican. Desde la incapacidad para construir una simple estación de autobuses funcional hasta la invasión de las aceras por autos estacionados, parece que el gobierno argelino tiene una habilidad extraordinaria para encontrar los problemas menos importantes y hacerlos aún peores.

Pero no todo es caos y desastre en Argelia, no señor. También tienen tiempo para llevar a cabo hazañas heroicas como liberar playas de la tiranía de los ocupantes ilegales. ¿Quién necesita resolver problemas económicos cuando puedes luchar contra villanos de película?

Y mientras las autoridades argelinas se sumergen en la paranoia de la conspiración contra Marruecos, el resto del mundo observa con desconcierto. ¿Cuándo decidirán los líderes argelinos enfrentar la realidad y dejar de buscar chivos expiatorios externos para sus propias deficiencias?

En fin, mientras Argelia continúe su obsesión paranoica con Marruecos, el circo seguirá rodando, entre risas y lágrimas, pero sin un final feliz a la vista.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page