Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario Ayer y hoy

Cronica de una agonia lenta, pero anunciada

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Ningún dirigente del Polisario se atrevería a jurar que la relación entre el régimen argelino y el Frente siguen igual que antes. Cada día que Dios hace, la cúpula descubre una nueva dejadez. El Polisario, aunque se vocifera lo contrario, deja de ser prioridad en la proyección geopolítica argelina.

Lo posible y lo imposible y en este último se está incrustando el Polisario para la nueva Argelia que emerge. La población de los campamentos o, por lo menos, los enterados del curso de los acontecimientos no ignoran que no basta manipular a tres cantamañanas en Layun. Los argelinos ni son tontos ni son perezosos. Saben hasta dónde puede llegar el Polisario… no muy lejos y que no responde a los proyectos expansionistas del Estado argelino.

En otro orden de cosas, escasea el dinero de la compra de conciencias, lo que dificulta la acción del Polisario sobre el plano internacional, siendo la corrupción la base de la existencia de la organización separatista.

Y, para “colmo”, la nueva orientación de la diplomacia marroquí y su intensa actividad que contrarresta todo proyecto polisarista.

Son, para el Polisario los tiempos de las vacas flacas, primera evidencia de la crónica de una agonía anunciada.

Show More

Related Articles

Close
Close