Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario: Cuarta Comisión ONU: Signos de cansancio (o desinterés)

El Polisario fue un sueño hegemonista argelino. Fue, en indefinido

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

Llueven en la Cuarta Comisión de la ONU las acusaciones y condenas contra el Polisario. La diplomacia proactiva de Marruecos ha cortado todas las  vías a la tergiversación y mentiras argelino-polisaristas.

Las obscuras perspectivas, sumadas al creciente desinterés argelino crean un clima de incertidumbre en estos tristes campamentos. 43 a nos vegetando cuando  nuestro hermanos en el Sahara marroquí viven plena vida, plenos derechos, plena dignidad.

¿Hasta cuándo?

Para preservar sus enormes beneficios, la cúpula del Polisario aborta todo comienzo de desenlace y reprime dura e inhumanamente a los autores de una alternativa.

Si. Se puede vivir mejor. Se vive mejor. Estos rehenes en este gulag argelino se  merecen más y mejor. Sufren y padecen mientras que los camellos de Mostafa Bachir (Buicher) aumentan con el paso de segundos. Nos “meten” los discursos cubanos mientras que ellos amasan fortunas en los bancos canarios y argelinos. Hablan de futuros cuando ellos disfrutan hasta la saciedad del presente.

Ya no nos sirve el folklore de circunstanciales conclaves que se cierran como se abren.

El Polisario fue un sueño hegemonista argelino. Fue, en indefinido.

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close