Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario De reojo…

Dirección prohibida?

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Me confesaba un amigo, ex colega en la “labor diplomática” y actualmente “influyente” miembro del gabinete de Brahim Ghali que la “por poco la impotencia iba a ser pecado”.

Mi amigo explicaba su frase “filosófica” por el hecho de que la mayoría de los miembros de la cúpula del Polisario se van dando cuenta del “error ¡monumental” que han cometido al confiar su destino al mentor argelino. “Todos somos rehenes de malos cálculos y lo peor es que es demasiado tarde para dar marcha atrás”.

“Demasiado tarde” significa que los argelinos han acumulado “expedientes”, inherentes de llevar a algunos dirigentes del Frente ante la justicia internacional.

Mi amigo me ha explicado que, desde hace semanas, los miembros de la dirección del Polisario no se atreven a tomar ninguna decisión. “Todo viene de Argel”.

En este proceso de servidumbre solo los vende patrias (Polisario del Interior) aun, por ignorancia de causa, siguen dando coletazos de vez en cuando como sucedió ayer mismo a raíz de la victoria de Argelia en la CAN 2019 en Layun.

Entre Argelia y el Polisario nunca volverá a ser como antes y son los altos mandos del segundo que lo confirman.

Show More

Related Articles

Close
Close