Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia/Polisario: Estas lenguas que se dilatan

Revelaciones útiles

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria s por milagro”. internacional u otra limosna haya llegado al campamento.

 

El jueves pasado en Nuadibú me encontré con un “viejo amigo” que, por razones “personales, según él, ha preferido quedarse en los campamentos argelinos de Tinduf.

M.S.M un mauritano “polizarizado” ha consagrado el 90% de su agitada vida al servicio de Argelia y su Polisario. “Es que casi no conozco otro mundo”, reconoce antes de enlazar “pero me imagino que el mío es el peor”.

M.SM es hombre de confianza porque siendo lo que es, un mauritano no puede constituir un riesgo de que se traslade a Marruecos para revelar lo que sabe de la banda armada del Polisario. “Estoy tratando de explorar donde acabe tranquilamente mi vida. Esto se acaba”, confiesa.

Entre recuerdo y recuerdo M.SM me cuenta cuando una noche del miércoles a jueves, en Rouss Irni, en Tifariti “me había salvado por milagro en el ataque marroquí en el que resultó muerto el coùandante de la gendarmería nacional, Addah Bendire. Marca una breve pausa, converge su mirada al horizonte, como si tratara de recordar precisiones y dice: “había otro pez gordo que se salvó pro que no logramos identificar”. “a pesar de lo cual, prosigue, he pasado casi una semana en la prisión “Arrachid donde me interrogaban si conocía la identidad del que debía ser ‘muy importante porque se armó inmediatamente después el zafarrancho”.

M.SM marca otra pausa antes de proseguir: “Las cosas van muy mal con Argelia. Actualmente hay una ínfima minoría de los miembros de la dirección del Frente que apoyan a Al-Ghali y los suyos”.

Secreto de Polichinela. En los campamentos, a lauz del curso de los últimos acontecimientos nadie ignora que los días del refugiado Al-Ghali Mustafá Sayed y de su mentor argelino están contados.

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page