Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario Miopía…

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

En lo que todo el mundo en estos tristes campamentos está de acuerdo, es que nada es más difícil, por no decir imposible, para Argelia y su Polisario, ocultar o deformar las constantes e internacionalmente reconocidas. Y, en la otra cara de la ¡moneda, nada es más fácil ver, constatar y observar los sucesivos y flagrantes reveses, fracasos y retrocesos de Argelia arrastrando a su Polisario.
Marruecos avanza y es orgullo de las poblaciones de estos tristes campamentos. Argelia retrocede y es, según todos los indicios, fruto de su política surrealista y su persistencia e insistencia en el error de la desestabilización de sus vecinas.
Marruecos con sus herramientas de desarrollo propio y continental y Argelia con sus milicias de desestabilización de sus vecinos y algunos más allá.
¿Qué les queda a Argelia y sus milicias del Polisario? Han traído a cubanos, surafricanos, iraníes y a… todo lo que no ha servido ante Marruecos y la adhesión de su pueblo a sus justas causas.
En los campamentos, desde hace mucho tiempo, en silencio o en público, individual o colectivamente, la gente no espera más que el retorno a su país: Marruecos.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page