Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario:  Perdiendo el timón

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Hay una impresión que se generaliza de manera vertiginosa e inexorable en estos tristes campamentos: para Argelia (oficial) el problema actualmente es como desarticular la bomba que había fabricado en Tindouf con la presencia de las milicias del Polisario.
No rentable, insoportablemente costoso para una economía más que moribunda y causa de un caso general y generalizado a corto y medio plazo, El Polisario constituye, hoy por hoy, el problema más serio para el presente y el futuro de Argelia, antaño uno de los grandes países del Mundo árabe y con una credibilidad a toda prueba sobre el plano internacional, convertido por su síndrome saharaui en el más vulnerable y en el hazme reír de la comunidad mundial.
De bajo perfil en África, de todavía más bajo en América Latina y ya sin la máscara saharaui en el resto del mundo, Argelia trata de rec uperar parte de su protagonismo pre-Polisario.
¿Qué hacer? Es la pregunta que, en un sobresalto de conciencia y de relativo patriotismo, se plantean insistentemente los máximos dirigentes argelinos.
Aquí, en estos campamentos, no obstante, nadie duda de que su destino no va a ser de rosas. “Alguien debe pagar… y ya hemos visto de qué atroz manera pagaron los pobres subsaharianos”.
Dicho más explícitamente: “el nuestro no va a ser diferente”… samlvo que nosotros tenemos país y patria: Marruecos, familia y hermanos y un amor y cariño que nos espera en una sombra fresca en nuestro país.
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page