Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario ¿Quién manda?

Problema y solución

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Las poblaciones de estos tristes campamentos o por lo menos los que desafían el “orden” establecido se preguntan con amargura quién manda en estos campamentos.

Nadie aprecia la postergación de los altos  cargos del Polisario ante sargentos uy cabos argelinos. “La dignidad antes del sustento”, comentaba una anciana, secando el sudor de su frente por la vergüenza al ver una de estas escenas.

Desde hace semanas han desaparecido los altos oficiales socios en los diferentes gráficos para ceder su lugar a militares argelinos de menor rango ávidos de comisiones y de ganancias fáciles en estas “obscuras circunstancias”.

A la confusión reinante desde la convulsión socio-política en Argelia, la dirección del Polisario no sabe sobre qué pie debe  bailar. Nunca hizo nada sin consultas u órdenes.  Nunca fue adulto ni vacunado. La brújula argelina está averiada y con ella el centro de decisión del Polisario. “Espero que esto dure godo el tiempo que nos queda aún aquí”, enfatizaba enfadado un joven diplomado de Cuba al que se le acaba de negar la autorización de salir de los campamentos”. “Así se podría acelerar la solución”.

Su solución porque lo que viven y padecen es problema.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page