Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario Rehenes de su propia ilusión

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

No son pocos los miembros de la cúpula del Frente que comienzan a reconsiderar sus planteamientos y lo que se les ha dicho (prometido).

Según mi amigo B.M.F. (fuente digna de fe por sus vínculos con los más altos mandos) en conversaciones privadas (muy privadas) algunos desvelan que “si esto sigue así es porque, por un lado, se debe a los persistentes polos de resistencia argelinos y por la falta de argumentos que se pueden –deben) dar a la población de estos tristes campamentos, por otro.

No obstante, ante la nueva situación creada en Argelia, nadie puede apostar por la continuación de la hemorragia de su tesoro por una banda en la que se benefician muy pocos.

La propuesta marroquí de autonomía ha dejado de ser un tabú. Y La posibilidad de adoptar una posición independiente, hasta hace poco un pecado capital, comienza a imponerse discreta, pero ineluctablemente. “Si Argelia cambia, por qué no nosotros” enfatiza B.M.F. voz de su amo.

Naturalmente la c reciente oposición y el terreno, cada vez más amplio y di versificado de esta oposición en los campamentos contribuye a la emergencia de un mayor realismo y una clara tendencia hacia lo realizable.

Los campamentos viven el comienzo de una metamorfosis.

Show More

Related Articles

Close
Close