Cronica desde Tinduf

Argelia/Polisario Sin máscaras

recta final?

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Argelia, crea. Argelia nombra. Argelia designa. Argelia ordena y Argelia decide. El Polisario obedece. ¿Puede protestar rechazar el doméstico al señor?
Las poblaciones de estos tristes campamentos se han enterado la semana pasada de un elemento nuevo y adicional de cómo se nombran sus” dirigentes”, dónde, cómo y cuándo.
El Polisario no es más que una miserable milicia entre las manos de los generales argelinos que su principal misión y finalidad son los ingresos de los tráficos y el contrabando. Ya ni siquiera piensan aun en otra Argelia en el Sahara. Persisten porque con ello va el negocio. Los militares argelinos se forran y la desgracia de esta pobre gente atrae ayuda humanitaria.
Pero el juego se acerca a su fin. Se acaba la música y los músicos se cansan. Hasta África del Sir revisa posición. Venezuela, uno de los muy raros apoyos que le quedan está en serios aprietos. Y el mentor y padrino argelino está patas arriba. Solo algunos generales efectúan idas y venidas entres o bien los campamentos de Tindouf y Argel o adentro de ésta a la “embajada” del Polisario para trasmitir órdenes y nombrar a dirigentes.
La impostura se desvanece como un castillo de naipes. Solo queda esta pobre gente entre la espada (argelina) y el muro (polisarista).
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page