Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario ¡Terror en  Tinduf!

La sibversión silenciosa

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

La cúpula del Polisario y sus mentores argelinos están muy inquietos. La gente les pierde miedo y confianza. Las familias de los detenidos, torturados o desaparecidos que ni son pocos ni parecen estar sometidos, lanzan sucesivos desafíos a sus amenazas y sus advertencias, haciendo llegar al mundo la realidad del gulag de Tinduf.

Tanto que un emisario de Argel dio hace unos días, un ultimátum a Ghali y a sus 40 ladrones para encontrar una solución a tan peligrosa subversión en los campamentos “que mancilla la imagen de Argelia”.

La población sigue el ejemplo. Ante tan creciente efervescencia, las milicias del Polisario, por instrucciones argelinas han reforzado de manera espectacular las patrullas y los contingentes de chivatos de, como se llaman aquí, “dos sacos de arroz más”.

En este clima de terror, la cúpula del Polisario parece haber descubierto que, de encarcelar a todos sus opositores, no se quedaría nadie en los campamentos.

Por otra parte, las tentativas de intimidación o de corrupción de los familiares de los desaparecidos, se han quedado en aguas de borrajas. Los “amigos” españoles del Polisario reconocen su incapacidad ante tan horrible campaña de represión. Pero, para salvaguardar su negocio, la cúpula, del Polisario es capaz de cometer cualquier genocidio.

Afortunadamente, alguien en la cima hace trascender las atrocidades de los responsables de este triste campamento…

Tinduf: cuenta atràs.

Show More

Related Articles

Close
Close