Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia “prescinde” de su Bellani: daños colaterales de la Cumbre árabe?

Inquietud en Tinduf

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

La junta militar argelina decide “congelar” a su Amar Bellani, dado hasta hoy como el “artífice” de imaginarios éxitos para su país y su milicia. Razones no faltan, aunque en los campamentos el relevo al frente del Polisario ilustra clara y elocuentemente el fracaso de una línea del mentor y la obediencia del domestico polisarista.

Todos los argumentos son incongruentes. El hombre y su mafia ha fracasado. El refugiado Al Ghali Al Mostafa Assayid, quien, según fuentes concordantes ha “contribuido considerablemente” al despido de su socio o asociado, debe estar contento. El ex chivato franquista recupera “presidencia”.

No obstante, la noticia en los campamentos no se desliga del anuncio del primer secretario del MSP de su aceptación del proyecto de autonomía en el Sahara después de conocer más detalles de dicho proyecto “serio y realista”.

Como en todas las poblaciones oprimidas, la del gulag argelino de Tinduf, la mayoría “muy silenciosa” no ocultaba su alegría y su esperanza de un próximo y feliz desenlace de esta “insostenible situación”.

La pregunta es ¿Cómo será el Polisario sin Bellani? O ¿en qué va a cambiar la junta militar argelina su tutoría directa?

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page