Uncategorized

Argelia/”Rachad”/Turquía: ¿Quién habla de separatismo?

Separatismo y "separatismo"

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Suena a anécdota: los campeones del apoyo al separatismo acusan a Turquía de usurparles esta “vocación”.

Resulta que el régimen militar argelino habla de entrevistas de los dirigentes del movimiento “islamista” argelino Rachad con responsables turcos lo que ha armado en Argel la marimorena a pesar de que Ankara ni ha armado ni ha apostado ni ha puesto su destino sobre este movimiento calificado anecdóticamente por los generales de Argel de “separatista”.

Entre Rachad y el Polisario hay un abismo. Distintos y distantes. Sin ejército (con menores de 6 y 7 años) sin pertrechos militares (miles de millones de dólares que han casado la quiebra socio-económica del mentor argelino) el Movimiento Rachad no puede/debe constituir el peligro que representa el Polisario para la paz y la estabilidad regionales. Sin embargo, para Argel es “separatista” y esto, cuando apunta hacia Argelia, es de una gravedad extrema.

La paja en el ojo ajeno y la viga en el nuestro.

Hay un refràn àrabe que dice: “Si no te avergüences, di lo que quieres”.

 

 

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page