Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia rehén del Polisario: “No se puede ganar ninguna carrera con el Polisario en los hombros”

Subir... abajo

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Me confesaba hace poco uno de los “gerentes” argelinos de estos tristes campamentos que” no hay nadie en dirección argelina que ignora que con el Polisario no iremos a ninguna parte”.

Argelino de pura cepa, mi interlocutor admite “que no se puede ganar ninguna carrera con el Polisario en los hombros”.

De hecho, Argelia y todos los dirigentes argelinos lo saben, ha perdido todas las carreras y perderá todas las carreras. “te lo digo franca, pero confidencialmente: Argelia, la gran Argelia ha desaparecido. Lo que hay ahora es una Argelia rehén del Polisario”.

Último aliento. Sin esperanza. El Frankenstein del Magreb creado por el Dr. Argelia y que ahora ve impotente la siniestra obra de sus manos. Ni puede avanzar ni puede retroceder. “Esta no es Argelia que conocemos y que nos prometieron”, afirma mi interlocutor, revelando que, contacta, cada vez menos a los dirigentes del Polisario.

Desprecio por dentro, del mentor, del creador, del manipulador. Las cuerdas de la mentira del Polisario son cortas. Que dejen a otros (MSP) zanjar este espinoso problema que, con ellos, jamás encontrará desenlace alguno.

Peor que ayer, mejor que mañana. La gente nació libre y la esclavizan. Peor destino van a tener los verdugos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page