Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia, su Polisario y “saharauis por la paz” Referéndum y “referéndum”

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que, si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Realmente alucinante: me cuenta mi sobrino, estudiante de medicina, becario de Cuba a la “RASD” que “por la actitud del Polisario y sus anfitriones cubanos, Marruecos ha dejado de ser el enemigo mortal del Polisario, siendo remplazado por la amenaza que representa el Movimiento “saharauis por la paz”.

Misivas, instrucciones, amenazas y advertencias: “Evitad a toda costa el MSP a falta de lo cual corréis el peligro de perder la beca y la carrera”.

Lo que sucede en Cuba ocurre en todo el mundo, especialmente dentro de los campamentos argelinos de Tinduf.

¿De tal manera que no son pocos los que creemos que si tanto insiste Argelia su Polisario en un referéndum en el Sahara por qué no dar su legitima oportunidad a las poblaciones de los campamentos a pronunciarse sobre el MSP?

Lo curioso es que, como los domésticos no suelen pensar, fue el régimen argelino quien les advirtió contra la potencial amenaza del MSP.

Mi sobrino que no le quedan más que unos meses para terminar la carrera ha tenido esta genial reflexión: “Desde el primer instante en que obtengo mi diploma declaro mi afiliación y mi adhesión al MSP y no es por ti, sino por mis hermanas y hermanos que vegetan en el gulag argelino de Tinduf”.

Queda por precisar que nunca le dije a mi sobrino que yo mismo aun no estoy afiliado al MSP por “razones muy personales”.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page