Argelia y la evangelización de los pequeños saharauis en España Delito de orden publico

0
Evangilizacion de niños saharauies en una iglesia de España.: la obra siniestra del Polisario y de su mentor argelino

« A diferencia de todos los países de acogida real, Argelia es la única que rechaza el censo y el registro de las poblaciones de los campamentos de Tinduf eludiendo sus responsabilidades internacionales hacia ellos ». Palabras de Hassan Boukili, encargado e negocios de Marruecos e Ginebra en la 71ª sesión del Comité Permanente del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) celebrada del 6 al 8 de marzo en Ginebra.

Letrado Saad Sahli del Colegio de abogados de Rabat
Boukili señaló que, a diferencia de los países anfitriones que se han comprometido efectiva y generosamente a ayudar y proteger a los refugiados, Argelia es un caso único y una situación única en la historia de la protección y la asistencia internacional de refugiados.
Lo que constituye, según  el derecho internacional, una clara violación de la Convención de 1951, el mandato del ACNUR y las resoluciones del Consejo de Seguridad que lo llaman a autorizar este censo.
¿Por qué?
Argelia, son explicaciones del encargado de negocios marroquí en Ginebra, quiere continuar ocultando la verdad del número real de esta población, que apenas superaría las 20,000 a 25,000 personas. « Además, Argelia, que durante años ha abusado de la generosidad de los donantes mediante el avance de la cifra ficticia de 165,000 personas, teme ser responsabilizada por la apropiación indebida de esta ayuda », dijo Boukili.
« La única carga que Argelia paga voluntariamente es su gran gasto para armar el Polisario, financiar las campañas políticas y mediáticas contra Marruecos y apoyar el activismo político de los separatistas », dijo.
Y, eso lo debemos precisar nosotros, no de su tesoro, sino de los negocios sucios que hace de su “causa saharaui” como, entre otros mil negocios sucios, el cobro por la evangelización de los péquenos de los campamentos de Tindouf en España (nuestra foto) que, en principio debe ser un serio tema a examinar por la Organización de la conferencia islámica.
Sin escrúpulos y sin intención de tenerlos, el régimen argelino, además de violar todas y cada una de la reglas morales de solidaridad, vecindad y ayuda humanitaria, exprime la causa saharaui hasta límites insospechadamente criminales.