Cronica desde TindufFeatured

Argelia y su acrobacia: Cascara vacía

Nada de nada...

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

A los observadores en Argel o, simplemente a los que aun les interesa algo del régimen militar argelino, les deja tonitos las actividades políticas de la junta militar argelina.

A todas luces, estas actividades parecen, cada vez más a dibujos animados. Su único, infructuoso y ridículo enfoque contra el vecino marroquí hace que el grueso de estas actividades anti-marroquíes acaben en aguas de borrajas y de paso, dejar perplejos a todos por esta manía de tropezar en la misma piedra marroquí mil veces. Se pasa la vida buscando distracciones para consumo local.

¿No basta medio siglo de fracasos, reveses y de caídas? El país de mal en peor mientras que su diana de bien en mejor. ¿Qué hacer? Algunas voces de auténticos argelinos aconsejan inaugurar nueva era, único medio susceptible de salvar lo que aun se puede salvar en el país de Changriha y otros ancianos.

De tropiezo en tropiezo, nadie puede prever a donde se dirige la Argelia que Changriha y sus centinelas civiles han transformado en un modelo de fracaso y de incertidumbre.

Gas, petróleo y pateras… Los argelinos bus can una patria más decente, sin Changriha ni manipulación  ni colas ante los consulados extranjeros con la esperanza de obtener un visado ni interminables colas para conseguir una bolsa de alimentos de primera necesidad.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page