Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su “Al Mayadine” Obsesión conspiratoria

Ni fortuita ni gratuita

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Palestina, los palestinos y todos los países árabes a excepción de algunas perversas excepciones, saben pertinentemente lo que significa para Marruecos, Rey, gobierno y pueblo, Palestina y palestinos.

Todo el mundo incluidos los dirigentes palestinos e israelíes son conscientes de que para Marruecos Palestina es una línea roja y no va a ser un canal de televisión cuyo origen, financiación y objetivo (sin publicidad, pero con grandes presupuestos) son más que confusas que puede mancillar por más voz de su amo que fuera la imagen y la histórica obra de Marruecos y su soberano por Palestina y los palestinos.

Las mentiras y las alucinaciones pagadas de Al Mayadine hacen reír a los máximos dirigentes palestinos que, como el resto del mundo árabe (libre) no ignoran por quien cantan las sirenas.

El rigor profesional informativo, la deontología, los principios éticos de la profesión la indispensable imparcialidad y objetividad brillan por su ausencia en el canal argelino-libanés, dando lugar a un alineamiento a una hostilidad gratuita y a una serie de acusaciones preconcebidas y elaboradas fuera del canal.

El tono inexplicable y visceralmente anti-marroquí hace descubrir el motivo del tema y su finalidad. Nada tiene que ver con la información, ni con el mundo árabe ni mucho menos con la libertad de expresión.

Marruecos es país soberano, adulto y vacunado. Nunca se ha injerido de ninguna manera en los asuntos interiores de los demás países y es objeto de respeto y consideración por todos los países del mundo con, evidentemente algunas obscenas excepciones que, en su envidia hacia Marruecos y sus éxitos y ante sus constantes fracasos y ocasos, van a seguir dilapidando los fondos de sus contribuyentes para tratar de atentar, infructuosamente, contra la sólida reputación de Marruecos, su rey y su pueblo.

Vergüenzas informativas y obscuros proyectos informativos existen pero no duran.

Otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez
  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?
  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…
  • Argelia sin su Polisario ¿Cómo sería?
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page