CrónicasEn voz altaFeatured

  Argelia y su obsesión saharaui Paranoia diplomática

No puede ser peor

Said Jedidi es periodista y escritor, director de infomarruecos.ma/conacentomarroqui.blogspot

No cabe la menor duda de que, a excepción de cierta polpotiana prensa como la surrealista APS, por no poder comprender, ya casi nadie escucha, menos aun creer, lo que afirma la cúpula argelina sobre el Sahara y sobre todos los temas que toca.

No obstante, con la avalancha de apoyos a la iniciativa marroquí de una amplia autonomía en el Sahara, este surrealismo y esta paranoia alcanzan dimensiones insospechadas. Tanto es así que el Jefe de la diplomacia marroquí, Nasser Bourita dijo que “hace tiempo no presto el menor interés a lo que dicen o hacen los responsables argelinos”.

Pero, el nuevo problema es que ni siquiera los que redactan los abstractos comunicados, los creen. Las acusaciones y contra-acusaciones dentro, incluso del ministerio argelino de Exteriores, es elocuente del clima de tensión y de nerviosismo ante tan graves y repetidos fracasos de la diplomacia y de otros sectores argelinos.

Los que han aconsejado que en “la cuestión del Sahara no hay nada que picotear” fueron atrozmente descartados y excluidos. Dentro del “establishment” argelino nadie está seguro en su cargo. La memoria colectiva es corta y la derrota es huérfana.

Queda la explicación: ¿Cómo, con sus enormes medios y riquezas naturales, Argelia pudo llegar a este extremo?

Nada es más complejo que luchar contra los molinos de viento que es lo que hace la junta militar argelina, en sus persistentes e infructuosas tentativas e intentos de desestabilizar a su vecino marroquí, aunque le cueste la quiebra y el ocaso como sucede ahora.

Con el costoso Polisario en los hombros, el régimen militar argelino sabe que su marcha es lenta y defectuosa y que al fin y al cabo el país acabará siendo rehén de la milicia que ha adaptado.

Sin embargo, no hay mal que por bien no venga, en Argel no faltan los realistas y creíbles que esta situación podría conducir hacia un enderezamiento del curso de los acontecimientos en el país. Dicho con más claridad: una nueva retoma de conciencia y una opción por el sentido común.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page