Cronica desde TindufCrónicasFeatured

  Argelia y su Polisario: Algo va mal…

Siempre hay un comienzo

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Un ex diplomático argelino en Madrid, explica cómo ve la junta militar de su país la avalancha de los miembros de su milicia del Polisario que buscan la nacionalidad española por diversas formas y métodos.

Para el DRS “esto huele mal”. En Argel se sigue de muy cerca los pasos de todos los dirigentes de la banda dentro y fuera de Tinduf. Parece, según el antes citado diplomático, el “exceso de confianza de las autoridades argelinas ha hecho proliferar aspiraciones poco… muy poco acordes a los intereses de Argelia”.

O sea: que él y su DRS han descubierto que el Polisario está mordiendo la mano que le dio de comer. Normal en una milicia bastarda que, de impostura en impostura, va tratando de justificar la continuación de escandalosas riquezas de quien hasta hace muy poco no tenía donde caerse muerto. De donde los argelinos sospechan que de este modo es más que improbable “que estos influyentes miembros de la cúpula del Polisario aspiren a otra cosa que o fuera seguir chupando fácil e ilícitamente la sangre del contribuyente argelino.

Los observadores independientes en Argel ven en esta “nueva” aunque muy discreta actitud una manera de, sino de cambiar, por lo menos de remodelar la postura argelina respecto a la cuestión del Sahara marroquí.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page