Cronica desde TindufCrónicasFeatured

  Argelia y su Polisario: “Causa” y mercenarios

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Algunos no lo comprenden… aun. Nosotros sí. Hasta la inmensa mayoría de los que han tenido la desgracia de nacer y crecer en este gulag argelino de Tinduf se preguntan ahora como se llamaba el “país” al que Marruecos ocupo después de la Marcha verde y lo que es su consiguiente, ¿Dónde se había vuelto a escapar y ocultarse el Polisario con la Marcha Verde pacifica?

El Polisario no responde. No puede responder. No tiene respuestas, encarga a otros… a su legión española de responder.

Pero hasta esto se ha convertido en un secreto de Polichinela.

 El medio mexicano «La Voz del Árabe» ha fustigado la utilización de Argelia y su títere «Polisario» de «plumas vendidas» para disfrazar los hechos y transmitir sus propaganda desvergonzada y falsa sobre el Sáhara marroquí.

En un artículo titulado «De España a México, al Sáhara marroquí», el analista Luis Miguel Cobo se mostró sorprendido por la presencia, durante una conferencia impartida por el presidente mexicano, de un joven español que se presentaba como periodista desde un sitio desconocido, con la misión patrocinada de «extraer una declaración oficial de apoyo a una entidad ficticia».

El rotativo mexicano se refería a uno de estos mercenarios de la pluma pagados con raciones de la ayuda humanitaria internacional a los refugiadizados en el Guantánamo argelino en Tinduf.

Basta echar un vistazo a las redes sociales para darse cuenta de este nuevo y desmesurada y criminalmente lucrativo “oficio”. Ni les interesa su Cataluña, su País Vasco, ni su Canarias ni su… No. Lo suyo es el Sahara marroquí.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page