Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario: Covid-19/Vacuna rusa: Los “refugiados” como conejillos de Indias

Pruebas vacuna rusa en población de Tinduf

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Nadie en este gulag argelino de Tinduf ignora cuantos infectados por Covid-19 ni cuantos han muerto y siguen muriendo. Desde hace mucho tiempo, el Polisario no logra ocultar sus obras siniestras y por más que haya hecho y hace tampoco logra saber de dónde hay estas infiltraciones, a menudo, desde lo más alto de la jerarquía de la banda.

Lo último que ha trascendido en estos tristes campamentos es que el mentor argelino está negociando con Rusia la posibilidad de probar su “vacuna” contra el coronavirus, aun sin conocer su destino ni si puede servir, en la población rehén en estos campamentos, convertida en conejillos de las Indias, por obra y gracia de Argelia y su sentido de solidaridad y apoyo al “pueblo saharaui”.

Los primeros murmureos fueron rápidamente sofocados las milicias del Polisario por temor de un levantamiento general en los campamentos.

Los tímidos desmentidos de la cúpula del Polisario no han hecho más que exacerbar los sentimientos de odio hacia el mentor-ocupante argelino, que los hipócritas esfuerzos del doméstico polisarista no llegar a blanquear para esta impotente población, sometida a un peor método que Pol Pot.

El mundo estáante sus responsabilidades. Este nuevo crimen de Argelia en sus campamentos de Tinduf debe encontrar una respuesta, urgente, rápida y contundente.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page