Cronica desde TindufFeatured

Argelia y su Polisario Crear y creer una ilusión

Ninguna mentira es sólida ni ninguna maniobra es perenne

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

La gente y no poca se pregunta desde hace años por qué lo de “árabe” en el nombre de la fantasmagórica “republica” si, aparte del creador argelino, ningún país árabe quiere saber algo de estas milicias.
De donde la falsa ilusión creada y propagada estos días sobre una ruptura de Marruecos con Arabia saudita y los Emiratos árabes Unidos.
Ahora, sin que nadie sepa de donde, las poblaciones de estos tristes campamento han logrado saber que Riad se ha comprometido formal y categóricamente velar para que un “triste incidente” como el de su Arabia no vuelva a producirse, con, naturalmente la apertura de una investigación para determinar el origen y comanditario de aquella farsa sobre el Sahara marroquí.
Rabat-Riad y Rabat-Abu Dabi nunca fueron dirección prohibida. Los tres países mantienen relaciones estratégicas y vínculos privilegiados entre sus cimas.
Una vez Argelia se queda en el ridículo en los ojos de la población de estos tristes campamentos de su Tindouf y su Polisario que no encuentra palabras para justificarse.
Ninguna mentira es sólida ni ninguna maniobra es perenne.
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page