Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario Crucigrama

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Desde hace semanas, altos cargos argelinos advierten a los dirigentes del Polisario “no usar a Tinduf como si fuera del Polisario”.

El mensaje es claro: Domésticos, domésticos deben quedarse. Otra cosa seria el territorio argelino y sus responsabilidades internacionales.

Una responsabilidad que solo se ha despertado con el apetito del Polisario de considerar a Tinduf como territorio liberado.

Los crímenes contra la humanidad y de guerra cometidos por sus milicias en Tinduf nunca ha denunciado: Menores militarizados, malversación de la ayuda humanitaria, diversos tráficos desde y hacia Tinduf… Todo esto no ha incitado la curiosidad argelina, hasta que la prensa francesa hablaba de Tinduf como territorio del Polisario.

Fuentes dignas de fe en estos tristes campamentos señalan que algunos dirigentes del Polisario han amenazado por dar el portazo. “Esto es demasiado”, se quejaba A.IY para quien, “los argelinos nos consideran y así nos tratan como rehenes”.

Durante los días pasados altos cargos militares argelinos visitaron discretamente a Tinduf, donde según fuentes concordantes, tiraron las orejas de los majemos dirigentes del Polisario.

“Nuestra ‘hospitalidad’ tiene límites”.

Que se tome nota que los próximos días pueden conocer convulsiones.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page