Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario De mal a peor

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

La cúpula militar argelina se estremece: voces de “no éramos así” surgen, cada vez con voz más alta… y con razón porque Argelia nunca tuvo tan bajo perfil. Con el Polisario y el perverso sueño de un hegemonismo imposible, sus generales arrastraron el país a la categoría de los pol potistas, despojando al país de toda credibilidad.

Y ahora « descubren » que para Estados Unidos, Marruecos es un socio estratégico… una constante en la politica exterior que no depende del inquilino de la Casa Blanca.

En su informe anual sobre los derechos humanos, el departamento de Estado resume lo que es la Argelia del Polisario.

Pero lo peor es que parece que no lucho preveían este alto precio al c crear a una entidad fantoche, armarla y lanzarla contra la paz y la estabilidad regionales y mundiales.

Argelia de hoy y de ayer. No queda más que el casco de un gran país. El Polisario se ha encargado de su ocaso y de su quiebra y los ingresos ilícitos eclipsaron el patriotismo y la honestidad.

Ve, impotente como en la Unión Europeo se alzan voces para incluir a sus milicias polisaristas en la lista de los terroristas. ¿terrorista su criatura? Lo fue y lo sigue siendo y, como derechos humanos, no va a ser Argelia que lo niegue.

Lamentable a lo que conduce el sueño hegemonista… sobre todo, cuando el blanco es un país como Marruecos. Se equivocó quien creía que su vecino marroquí “no resistiera dos semanas”.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page