Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario: ¿De qué temen?

El espectro del MSP

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Argelinos y sus vasallados del Polisario reconocen, en privado, que lo único que les queda son los patinazos y las meteduras de pata de algunos sectores de Marruecos como la prensa, entre otros.

¿de qué temen y de qué no temen Argelia y su Polisario?

Hoy por hoy el régimen argelino parece haber descubierto la e” amenaza potencial “de los verdaderos saharauis que viven en el Sahara marroquí. Lo que, en otros términos, equivalen a algunos saharauis que no viven ni en los campamentos argelinos de Tinduf ni, por ahora, en Marruecos.

De donde, hablar del MSP es exponerse a las mazmorras de Ghali y a sus letales represalias.

En efecto, nada asusta a la cúpula del Polisario y a su mentor argelino más del Movimiento saharaui para la paz, sueno y esperanza de        la inmensa mayoría de los secuestrados en este gulag argelino de Tinduf.

El ritmo de adhesiones públicas y personales en los campamentos y fuera de ellos. El capital de simpatía de sus dirigentes en tanto que hombres a los que no se les puede reprochar la malversación de la ayuda humanitaria internacional ni tener algún vínculo con los múltiples tráficos desde/a Tinduf ni estar ninguno de sus miembros objeto de mandatos de búsqueda y captura internacionales como el “presidente” argelinizado Brahim Ghali.

De esto teme Argelia y su Polisario y no de otras alucinaciones, fruto exclusivamente de algunas imaginarias en busca de “éxitos” y de “realizaciones”.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page