Cronica desde TindufFeatured

Argelia y su Polisario: Desconfianza mortal

Parquedad

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

Las noticias procedentes del gulag argelino de Tinduf hablan, desde hace días, de una creciente inquietud entre los miembros de la cúpula de la milicia del Polisario.

Uno de ellos, sin tener pelos en la lengua acusa a su mentor argelino de “hacer uso del Polisario para sus propios intereses”.

Según este dirigente, “casi en medio siglo, tanto dijo y por decir, pero no pudo con Marruecos”.

Mismo tono entre otros, pero con más moderación o temor. Las jugosas cuentas bancarias, los viajes en primera clase y los hoteles cinco estrellas pueden acabarse en cualquier momento.

Lo cierto es que la relación entre mentor y doméstico va de mal en peor. Hasta los comunicados de “guerra” comienzan a aparecer lo que son: un ridículo.

En este orden de ideas, en Argel se está dando cuenta de que hoy, hace medio siglo y dentro de mil años, el Polisario es una inútil carga, incapaz de lo más mínimo.

La “nueva relación” entre mentor y su milicia puede llegar a un punto de no regreso. Entre palabra y palabra surge aquello de “que comen, duermen y se enriquecen”.

El Polisario se ha dado cuenta. Como las ratas son las primeras que suben a bordo durante un naufragio, según fuentes concordantes muchos dirigentes de la banda o se han ido o se preparan a irse.

Es el inevitable fin de toda impostura. La patria (Marruecos) está muy cerca y eternamente acogedora.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page