Cronica desde TindufFeatured

Argelia y su Polisario El ex régimen argelino y sus obras

A sus fortunas seguirán ellos dentro de poco..…

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

En su frentica carrera contra reloj para salvaguardar sus ingresos de los contrabandos, tráficos de todo tipo y de malversación de las ayudas humanitarias internacionales a la población de unos campamentos en los que se oponen a capa y espada a todo censo, los oficiales argelinos tratan de tranquilizar a la población “de que nada sucede en Argelia y nada sucederá”.

Sus domésticos del Polisario propagan los rumores de que “en Argelia van a mandar los militares y que esto va a mejorar”.

La gente por su parte, pendiente de su presente y futuro, con la mirada fijamente convergida hacia Argel sabe que solo un milagro, en estos tiempos en que no hay milagros, puede rehabilitar la “causa de Argelia y su Polisario en el Sahara.

La gente pregunta si recibir respuestas, la gente se inquieta sin obtener tranquilidad, la gente protesta sin conseguir sus reivindicaciones de pan y de arroz.

Mientras tanto, los “dirigentes” proceden a lo que algunos llaman, asegurar sus fortunas con una fuga de “capitales” o de lo que de ellos aún queda en las cajas fuertes de estos tristes campamentos.

A sus fortunas seguirán ellos dentro de poco..…

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page