Argelia y su Polisario En espera del…caos

0
Campamento de "refugiados" o campo de concentracion

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Muy pocos en esos tristes campamentos ignoran que son la causa principal de la actual y futura quiebra de Argelia. La pregunta, hoy por hoy, es ¿Hasta cuando nos va a soportar? Indicios, cada vez más persistentes y más fehacientes señalan un paulatino cambio de postura y de comportamiento del régimen argelino con las poblaciones de los campamentos de su Tindouf. Lo que ha despertado b rascamente a los que se creían ministros, embajadores o gobernadores. Argel no escatima ni esfuerzo ni vergüenza de recordar a todo el mundo que todo el mundo es siervo al servicio de Argelia y sus intereses. Verdad des nuda que la cúpula del Frente presenta bajo otra temática y vestida con otro habito. “Solidaridad por solidaridad no somos mejores que los subsaharianos ni los sirios”, comentaba un anciano, recién jubilado de una de las administraciones fantoches de la “presidencia”.
Ver las cosas como son y no como las pinta la cúpula del Polisario. Ver las cosas como suceden y van a suceder y no como prevén las aves de rapiña del Polisario que no “comen en sus estómagos más que fuego”.
 
 
 
 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here