Cronica desde TindufFeatured

Argelia y su Polisario:   Ganga de conciencias

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna pueda llegar.

Los de siempre. Los que cuentan las cuarenta en Paris y dan marcha atrás en Tinduf. Los que denuncian antes de cobrar y volver a alabar. Y los que no tienen escrúpulos para perderlos.

“Ni ‘congreso’ ni niño muerto. Una pesada comedia que se repite, cansa y da asco”. M.RSO sabe lo que dice por haber, según él, cocinado durante lustros congresos y conclaves de la milicia.

En esta calidad y habida cuenta de sus vínculos y relaciones con el mentor argelino, M.RSO revela que “hasta entre los dirigentes argelinos no son pocos los que se han cansado de tan costoso precio por absolutamente nada”.

“Absolutamente nada”, explica M.RSO significa que no van a obtener nada y que algunos se han resignado, timando conciencia de que nunca podrán desestabilizar a Marruecos, por lo menos con esta mercantil milicia”.

En vísperas de otros “congreso” M.RSO recuerda que en casi un siglo siempre hay las mismas promesas, las mismas ilusiones, las mismas mentiras y las mismas guerras imaginarias”.

En este sentido advierte como en las redes sociales proliferas “ataques” contra las fuerzas marroquíes y como “liberan territorios”.

“Mientan como respiran”. Lo suyo es malversar la ayuda humanitaria internacional y presentar a esta pobre población como cebo para más limosnas”.

M.RSO asume su responsabilidad y lo proclama en voz alta y en mayúscula: “Hasta los que consideran líderes, declaran una cosa en Paris y otra, diametralmente distinta en Tinduf. Entre ambas, hay miles de camellos en Mauritania. Todos son impostores”. 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page