Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario Hace falta algo más que vociferar

Sahara/saharauis: La solución…

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Sin traumas, sin violencias, sin amenazas, sin desafíos con derecho, con razón y con serenidad. Nadie mejor para defender el Sahara y su marroquinidad que los propios saharauis y es lo que hace temblar a Argelia y a su Polisario.

Las (hasta ahora) muy mocas voces saharauis que estallan en las propias narices de Argelia y su Sancho Panza polisarista en las redes sociales encuentran un imprevisible eco que asusta al Polisario y a su mentor.

Son voces libres, de gente libre que dice libremente lo que piensa y lo que piensa la abrumadora mayoría de los saharauis.

Argelia, su Polisario y sus corrompidos saben pertinentemente que saharauis solo hay unos: saharauis marroquíes, los demás inventados o prefabricados, pintados o disfrazados duran poco y Castilla y león u otros que hablan de referéndum sin imponerlo al gulag argelino de Tinduf para saber a ciencia exacta la popularidad de la milicia del Polisario y los amantes de la paz y de la justicia del MSP, se hacen cómplices del crimen, del separatismo, de la desestabilización y de atentado contra el sentido común.

Que hablen, que amenacen, que vociferen… nosotros, los saharauis estamos aquí resistiendo y el día en que nos despertemos será el fin del Polisario y sus corruptos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page