Argelia y su Polisario ¿Hasta dónde?  

0
Campamento de "refugiados" o campo de concentracion

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Como ya va siendo costumbre, las versiones de la cúpula del Polisario y de sus chivatos en estos campamentos no van muy lejos. La gente se pregunta por lo que ha pasado en Beijing y lo que va a pasar en Estambul. ¿No somos miembros de la Unión africana”. Una pregunta-acusación que lo dice todo y la reacción y réplica: ¿de verás crees que lo somos?
En esta epilepsia moral e intelectual no faltan los que se preguntan ¿Hasta dónde? La verdad ha estallado de la manera más fehaciente. Ya nadie cree ni a Argelia y sus apetitos hegemónicos ni a su Polisario y sus tráficos de todo tipo.la gente se ha cansado de ser el cebo de las limosnas internacionales de las que más del 75% se queda en Argelia para los locales y sus cómplices españoles.
43 anos de slogans vacios y huecos. 4 años de mentiras y promesas sin días siguientes. 43 años hablando de un futuro que nunca ha venido… nunca vendrá. 43 años bajo las  botas argelinas… 43 años sin voz, sin orgullo y sin dignidad… 43 años dependiendo de una limosna que viene y no viene.
Sin embargo tenemos país: Marruecos, pueblo, marroquí y tierra las provincias del sur de Marruecos y todo el territorio del Reino.
Después de la tormenta viene la calma y mañana, soin cubanos ni ordenes e instrucciones argelinas, sin  mauritanos y con nuestro hermanos de verdad y nuestra tierra de verdad y nuestro país de verdad, diremos: Viva Marruecos.