Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario Ilusión mortal

Tropezarse en la misma piedra

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Mi amigo argelino me confesaba hace unos días que, en los 45 años que dura su prefabricado problema del Sahara y en muchos otros de celos y autosugestión hegemonista, su país (Argelia) ha descubierto que, en vez de realizar sus proyectos desestabilizadores contra Marruecos se ha auto saboteado, encontrándose rehén de su codicia.

Hace menos de 10 días durante la visita de pedro Sánchez a Argelia otro desesperado intento contra Marruecos se ha quedado en agua de borrajas.

¿Pero que hace Marruecos para resistor a todas las conspiraciones argelinas? Se preguntaba mi amigo que se auto respondía: “Lo sé: no odia, no conspira, no atenta contra nadie y trabaja honesta por su pueblo”.

Y un poco más: no se fija en lo que complota el gobernante de turno en Argel o su doméstico en Tinduf. Lo supo hace 45 años y se ha preparado en consecuencia. De tal modo que para Argelia y su Sancho Panza polisarista no les queda más que el sentido común.

Si. Sentido común, sin el cual la “cuestión” del Sahara puede durar otros 45 años o 45 siglos y Argelia con el peso del Polisario en los hombros, continuará a trancas y barrancas.

El Sahara es como había sido y como seria siempre marroquí. Habrá que buscar otra “cosa”.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Bouton retour en haut de la page