Cronica desde TindufFeatured

Argelia y su Polisario La angustiosa espera

depender del amo

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

La cúpula del Polisario lo sabía. La población de estos tristes campamentos argelinos de Tindouf también. Todo el mundo sabio que cuando se depende un amo, es su ley que se impone y impera.

La gente no encuentra palabras para calificar la bajeza de los dirigentes de la banda ante sus mentores argelinos, que, desde hace días, ni tienen tiempo de “atender” a sus socios y domésticos locales. “Vivíamos con nuestra dignidad”, comentaba un anciano antes de rematar “ni con el colonialismo español vivíamos tanta humillación y tanta exclusión”.

Colonialismo español o argelino, tanto ¡monta, monta tanto. Se parecen como dos botas de agua. Y nosotros aquí, esperando el milagro, consientes y seguros de que nunca vendrá. Los milagros n o suelen producirse en tierras profanadas.

Argelia patas arriba y nosotros que no somos ni pretendemos ser argelinos porque tenemos nuestra nacionalidad marroquí, dependiendo de acontecimientos que nos son ajenos.

Lo de “destino común” lo explica todo. ¡Qué más da la causa del pueblo! ¿Quién le es cucha y quién le engaña?

Show More

Related Articles

Close
Close