Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario: La gran decepción

La rabia de fracasar

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna pueda llegar.

 

En los medios de la cúpula de la milicia del Polisario crecen las susceptibilidades contra el mentor argelino. Algunas superan incluso las “líneas rojas” impuestas por la junta militar argelina y aplicadas celosamente por el refugiado Al Ghali Al Mostada Assayid.

Algunos dirigentes de la banda dejan escapar comentarios como, por ejemplo, “Argelia está ocupada con sus propios problemas” o “nos habían prometido un año o dos, llevamos casi medio siglo”.

Comienzo de una toma de conciencia que, poco a poco, se convierte en un hirak contra el mentor y contra sus domésticos.

Uno de estos dirigentes sea ido hasta condenar en términos crudos lo que califica de “espeluznante propaganda del Frente en las redes sociales que nadie cree”.

Una declaración que le ha valido la movilización de su tribu para que no le ocurra lo que ocurre a otros en estas circunstancias y con este tono.

En todo caso, no son pocos los que, en este Guantánamo argelino de Tinduf que creen que “a este ritmo no sorprendería que Al Ghali declarara que ‘yo o el caos’”.

El caos es lo que vive o vegeta la población secuestrada sin presente ni futuro y ahora, gracias a Argelia y sus esclavos polisaristas, sin pasado.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page