Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario La otra realidad

La luz...

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que, si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

La población de este gulag argelino, tiene convergida su ¡mirada y su esperanza en los congresos regionales de “saharauis por la paz”.

La gente quiere otra cosa. La gente se ha cansado de la corrupción moral y material de la cúpula del Polisario, su ciega servidumbre al mentor argelino y su espalda a la dignidad y orgullo de los saharauis a cambio de un sueldo y una posición.

Se equivocan los que creen que esta gente está tan ciega como para no ver que “esto” ni es Estado ni puede serlo nunca… jamás. Es lo que es: un instrumento de presión argelino contra Marruecos para obtener un paquete de ventajas geopolíticas, políticas y económicas que cree poder imponer con milicias.

La gente vuelve a respirar en espera de un feliz desenlace de los “saharauis por la paz”. Vuelve a acariciar lo real, realista y realizable. Vuelve a advertir a los nuevos responsables que no sigan la vía del Polisario y su mentor argelino. Que tengan el suficiente valor para profesar lo que el Polisario no supo profesar o que Argelia le ha impedido profesar.

La población de estos tristes campamentos cree firmemente que el éxito de “saharauis por la paz” es ser total y literalmente distintos y distantes del Polisario.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page