Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario: Las claves de la ecuación, según Bachir Djil

Simple y simplificado

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Bachir Djil, actor asociativo, escritor y humanista, buen conocedor de lo que habla por haber sido uno de los padres fundadores del Polisario y uno de los primeros en descubrir su vocación mafiosa y actuar en consecuencia dijo recientemente:

«Argelia ha impuesto la conducta que sigue el Polisario. […] El problema no se solucionará si no negocia Argelia y Marruecos, porque es Argelia la parte importante en este conflicto y no el Polisario.»

Simple y simplificado. Real y realista. Al pan, pan y a la solución lo que debe ser. La voz y el consejo de los buenos conocedores.

Lo esencial, pues, y lo decorativo, accesorio. La banda y su mentor. Saber con quién negociar y como instaurar la paz y la concordia. No equivocarse de interlocutor.

45 años insistiendo en un espejismo. La solución está en el otro lado… directamente…  con el mentor y no el doméstico.

El criterio de Bachir Djil vuelve a recordar, porque el recuerdo suele ser campanadas del mundo del olvido, a todos y a cada uno que el “problema” es otro, que no se debe perder tiempo explorando las posibilidades de la distensión donde y con quien no “pinta” nada en la búsqueda de solución.

En síntesis, Djil ha enmarcado el prefabricado problema en su verdadero contexto

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page