Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario: Las mentiras burdas

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

¿Quién cree aun al Polisario que Argelia se esconde? La verdad es que se debería ser abstractamente ingenuo creer que los rehenes de estos tristes campamentos argelinos de Tinduf no descubrieran un día el verdadero objetivo del régimen argelino y sus domésticos del Polisario.

La gente aquí, en este gulag argelino pasa su tiempo recordando lo que era Brahim Ghali antes y lo que es ahora. Lo que era Mustafá Buicher y lo que es ahora (con más de 5 000 camellos cuando en 1974 no tenía donde caerse muerto ni él ni su familia), lo que eran Ould Ould Salek y otros miembros de la cúpula de esta mafia argelino-polisarista. Lo que era Olud Buhali, en lo que se ha convertido y el misterio de su desaparición de la circulación.

La gente se pregunta cómo viviría en su país: Marruecos Habib Ayub padre de este “ejercito saharaui” y cómo viven en su patria marroquí Omar El Admi, Brahim Hakim, Bachir Edkhil etc.

La gente se pregunta y vuelve a preguntarse. Las cosas no son/están claras.

Argelia y sus frustrados apetitos hegemónicos, el Polisario y su humante servidumbre, los dirigentes y su total disponibilidad de vender hasta a sus madres por un puñado de euros o dólares.

¿Cómo concibe el derecho internacional el mantenimiento de decenas de miles de rehenes contra su voluntad?

Con los dividendos de los ingresos del petróleo cuando eran sustanciosos y de los fondos del contribuyente argelino creían haberlo ocultado.

No. Es “crimen contra la humanidad”.

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page