Argelia y su Polisario Lo que cuesta conspirar contra Marruecos Khalil R’Guibi

0
campamentos de Tindouf o la gran estafa del régimen argelino

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Una “reflexión” que se repite desde hace meses: “Lo que nos costáis”. La última vez que escuché esta humillación fue esta misma mañana. Smain, un sargento argelino semi-analfabeto daba lecciones de “historia económica” a sus interlocutores saharauis, algunos de los cuales con diplomas superiores de las mejores universidades españolas. “Sabéis lo que hubiera podido ser y no es Argelia sin tener que arrastrar a esta banda de inútiles”. El sargento Smain se refería al Polisario y tiene razón: el 20 hasta el 40% de loa balseros son argelinos, un país petrolero y gasero. ¡Increíble! No es Marruecos quien cuesta a Argelia es su Polisario… en vano… inútilmente ni ahora ni antes ni nunca. El sargento argelino no olvida de recordar a sus interlocutores, ninguno de los cuales contesta, que Argelia era un gran y prospero país antes de “caer en la trampa polisarista”. “A veces creo que fue Marruecos quien creó este Polisario, grita histérico el sargento Smain,  para arrastrarnos a esta lamentable situación”.
Vulgar, analfabeto o casi, pero sincero y locuaz. El sargento Smain repite lo que ha escuchado mil veces de sus compañeros en el ejército popular argelino. Lo único que no se ha atrevido a decir es que el Polisario acabaría con Argelia antes que cualquier otro objetivo.