Cronica desde TindufCrónicasFeatured

  Argelia y su Polisario: Los éxitos no se inventan

Tiempos difíciles... insuperables

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

En vísperas de la Cumbre árabe, en Argel nadie sabe lo que se debe hacer con el Polisario ni como eclipsarlo hasta que pase la cita árabe.

Los “logros” inter árabes de la junta militar argelina no convencen a nadie y desde el presidente hasta el último centinela del general Changriha saben que ningún país árabe puede tolerar una milicia terrorista al servicio de lo que nadie ignora.

El Polisario, pues, una vez más problema para el régimen militar argelino que, además de la mayor parte de su presupuesto estatal que le consagra, especialmente en España y para combatir al Movimiento de los Sahrauies por la Paz, se ve involucrado en una empresa desestabilizadora no solo de su envidiado Marruecos sino ahora también de la no menos envidiada España.

Entre los dirigentes argelinos van surgiendo los que alzan la voz para denunciar que “con el Polisario solo se pierde”, voces que para silenciar se puede abrir un frente, esta vez poco flexible a las locuras del régimen.

Aunque no lo admitan, tanto en Argel como en Tinduf se reconocen que se avecinan tiempos difíciles “Quizás muy difíciles e incluso insuperables”, confesaba un dirigente polisarista a un pariente en Mauritania.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page