Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario: Más se perdió en España…

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

En estos campamentos argelinos de Tinduf, hace días que la gente no tiene otro tema de discusión que la metedura de pata de Argelia al llevar a su “presidente” a España. “Subestimaron a Marruecos y su margen de maniobra”, comenta J.OEZ una militante de primera hora de la seudo “Unión de mujeres…”.

Los que saben más de estas cosas, afirman haber previsto que la impostura argelina no podía durar mucho, y, así fue o va a ser. “Pero ya todo el mundo aquí en estos campamentos y en España conoce el lúgubre pasado de Brahim Ghali y su colaboración contra “su” gente con el ocupante franquista del Sahara”, enlaza, esta vez en voz baja J.OEZ.

En efecto, la gente se pregunta lo que hace el ejercito de “médicos” cubanos y argelinos en Tinduf y por qué presume el régimen militar argelinos de su infraestructura sanitaria cuando, cada vez que un pez gordo cae enfermo lo llevan fuera.  “Es que Argelia es un país que miente como otros respiran”, dijo una voz que nadie supo de donde venía.

Se equivocan los que creían o creen aun, que el escándalo de Ghaligate había terminado con la fuga del ex chivato franquista de España. Acaba de comenzar y está pasando factura a todos sus cómplices.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page