Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario Ni presente ni futuro

Hasta cuàndo?

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

¿Hasta cuándo? No por Marruecos que ha demostrado una resistencia a toda prueba y una capacidad de respuesta demoledora, sino por los miles de rehenes en este gulag argelino de Tinduf, privaos de todo, sirviendo de mendicidad internacional y de enriquecimiento de una cúpula inmoral y sus mentores argelinos cobradores de comisiones.

¿Hasta cuándo? O lo que es igual ¿Hay alguien en Argel o en rabuni que cree aun en el “milagro” prometido por el difunto Houari Boumedian?

Casi medio siglo de privación, de exclusión, de explotación, de represión y de humillación. Si alguien cree que podremos un día perdonar se equivoca, ni al creador ni al ejecutor ni al seguidor.

En Madrid comienzan a darse cuenta de la imposibilidad de un sueño perverso que costó mucho y no dio nada.

Me decía el otro día un amigo de Nuadibú que hablo como un marroquí. Lo soy, como todos los saharauis del ex Sahara occidental. Pasé y trabajé durante casi 22 años por el Polisario, pero como todas las imposturas un día te despiertas y descubes la indecencia.

Dentro de la secretaria general del Polisario no exageraría si dijera que el 70 hasta el 80% de los “dirigentes” no esperan más que la oportunidad para llegar al otro lado del telón de acero.

“Esto no tiene ni presente ni futuro”. Exacto.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page