Cronica desde TindufFeatured

Argelia y su Polisario: No tener hueso en la lengua

Ir sin cuidado

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

 “Lapsus” de algunos miembros de la milicia del Polisario sobre su mentor y sus sucesivos e ininterrumpidos pinchazos les han valido un doloroso tirón de orejas al refugiado Al Ghali Al Mostada Assayid.

Cuentan que la ironía del domestico sobre el mentor no ha resultado del agrado de muchos en Argel, lo que explica, por un lado, el mal humor del segundo respecto a todo lo que hace o deja de hacer su doméstico y la omnipresencia del mentor en todos los niveles de “decisión de su milicia.

En Argel se recuerda que donde hay patrón no manda (no debe pensar) marinero. Dicho esto, se debe precisar que tampoco se debe olvidar quién es el patrón y quién es marinero.

Total: en el gulag argelino de Tinduf no se sabe exactamente lo que pueden ser las consecuencias de este excesivo y “contraproducente” humor de los milicianos del Polisario y como reaccionaria su jefe y cabo.

Lo cierto, según muchos es que la repetición y la frecuencia de los deslices de los responsables de la banda para con su lentor, amo y señor no auguran buenas ni siquiera normales perspectivas.

¿Argel/Tinduf, dirección prohibida? Nada lo desmiente a pesar de las suplicas y rogaciones de la cúpula de la milicia.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page