Uncategorized

Argelia y su Polisario ¿Qué queda del Polisario?

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Pocos lo sabeian, incluso en estos tristes campamentos. Personalmente no me he fijado hasta ahora, pero un amigo, próximo a los centros de “decisión” del Frente me contó como Argelia ha negociado contra reloj con algunos máximos dirigentes del Polisario para “irse sin ruido”. “Los trapos se queman entre Argelia y la actual cúpula del Polisario”. El mentor acusa a su doméstico polisarista de mala gestión y éste de la pérdida de velocidad del primero. Entre ambas acusaciones no son pocos las cabezas visibles del Polisario que ya no se ven… “Boleto de ida y vuelta y cortas vacaciones para reflexionar en Canarias”. El “presidente” Ghali y sus 40 ladrones lo están haciendo todo para acabar con lo que queda de estas ¡milicias de Argel.
Argelia se da cuenta del mortal error que cometió al crear el Polisario. Algunos de sus dirigentes prevén lo peor “con esta inútil banda que nos cuesta la quiebra política y económica”.
Hasta un “Polisario del interior” visitando recientemente los campamentos dijo al término de su ev isita”: “Creía que esto era otra cosa”.
No lo es. Es lo que has visto, Baldomero.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page