Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario: ¿Ultimo “congreso”?

Creado para desaparecer

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna pueda llegar.

 

En estos tristes campamentos no son pocos los que creen que el próximo “congreso” será el último “antes de regresar a nuestro país: Marruecos”.

Voceros, hasta hace poco “incondicionales” de la ¡milicia y de sus caciques, piden ahora hirak “como el de Argelia, para despejar estas aves de rapiña” que, según ellos, no piensa más que en ellos mismos y sus mentores.

En este Guantánamo argelino de Tinduf las espadas están bien en alto. Al refugiado Al Ghali Al Mostafa Assayid nadie o casi nadie escucha. Todos quieren chupar y los que hasta ahora chupan no quieren que se les sumaran nuevos chupadores.

La preocupación de la junta argelina se deja ver en su ocupación de lo “esencial” en los campamentos y sus contactos con algunos protestantes que, como siempre ha ocurrido en esta banda armada, solo buscan un poco más de la leche de esta vaca lechera llamada Sahara.

A los llamamientos de Ghali nadie escucha, menos aún responde o acata, signo de un desmembramiento de una impostura montada para ser un día desmembrada.

En Los campamentos se respira la parquedad y la desconfianza. La gente se ha cansado de ser la estrellada mientras que otros han nacido con estrella.

Otro quebradero de cabeza con su milicia.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page