Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y su Polisario … y la ayuda humanitaria por medio

Malversación

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

El gato no tiene más que cuatro patas y buscar la quinta pata es, además de una contra productiva pérdida de tiempo, un comienzo de locura o, cuando menos, de desfachatez.

Aquí, en este gulag argelino de Tinduf nadie ignora el sucio negocio del Polisario y su mentor argelino con la ayuda humanitaria internacional. Se han tejido redes, mafias, y, hasta Estados dentro de estados. Socios en España y hay quien habla incluso dentro del PMA y la UE.

Una cultura de corrupción que debe terminar un día, pero, hoy por hoy constituye un atentado contra nosotros los rehenes en los campamentos de Tinduf, los que siguen vegetando en este gulag y los, como servidor, han tenido la suerte de conocer el otro lado del telón de acero.

Lo peor es que parte de los ingresos de esta malversación de la ayuda humanitaria internacional sirve a corromper a personas, a instituciones y hasta a los que deben controlar y no controlan.

Localidades enteras en Mauritania, en Mali y en el Níger se han convertido en habituales clientes de esta ayuda humanitaria, desde hace unos meses re-empaquetadas y con falsas indicaciones de su procedencia.

¿No lo saben los que lo deben saber? De ser así sería un drama… otro drama…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page