Argelia y sus colapsos Eclipsadas las alegciones

0
Crece el descontento y la crispacion en los campamentos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Sin embargo, llegó, pese a que durante meses, el Polisario teledirigido por su mentor argelino hizo lo posible y parte de lo irreal para evitarlo: el bajo perfil del régimen argelino en los foros mundiales.
En estos campamentos ya todo el mundo está al tanto de los sucesivos reveses argelinos como ayer en el Consejo Mundial de derechos humanos. Están locos por una salida de du mineral y petróleo al Atlantito y sin Sahara es imposible. Apuestan por espejismos y la población de estos campamentos van dándose cuenta de que está apadrinada por un outsider. “Habrá que buscar mejo señor”, ironizaba un joven en alusión a los sucesivos fracasos y pinchazos de la vetusta diplomacia argelina.
Les queda, ahora, Cora dl Norte y su arsenal nuclear. Les quedan los grupos terroristas en el Sahel y les queda también y sobre todo el sentido común: darse cuenta de que contra Marruecos es tropezarse mil veces en la misma piedra…. La misma verdad.