Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y sus intrigas: El tiro por la culata

Al revés...

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Sin carisma ni poder de imponer sus intrigas a países como España, por ejemplo, el régimen militar argelino lleva años sin acertar ni una y, a todas luces, no parece capaz de acertar alguna.

Pero quizás lo incomprensible sea que, al planear llevar al jefe de sus milicias del Polisario a España, los responsables argelinos se creyeran tan listos como para ejercer su cultura de falsificación y denigración a todo el mundo.

Creían poder alcanzar con una sola piedra múltiples objetivos. De hecho, no alcanzaron/alcanzarán ninguno: Por un lado, la Fiscalía española movió la acusación contra el líder del Polisario, y la Audiencia Nacional decidió confrontarlo con los cargos que se le imputan y estratégicas como son, las relaciones hispano marroquíes pueden conocer crisis, pero superan con los mecanismos creados, todas las crisis y todos los baches, por otro.

En cambio, la presidencia argelina debería preguntar al presidente del gobierno español sobre el destino de su compromiso de proteger a su prófugo polisarista.

Incertidumbre y confusión. Argelia se prepara a estrenar crisis con España y con el mundo que acaba de descubrir el carácter delictivo de un régimen que falsifica identidades y otorga nacionalidades a criminales de lesa humanidad.

La verdad acaba siempre por prevalecer, por ello, se desmoronan las artimañas de los generales de Argel, una tras otra.

Lo venidero será peor.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page